Cara Norte del Fitz Roy- Nueva Vía de 1.800 mts, 7B+/C

03.04.2013 02:26

Stéphanne Hanssens y Sean Villanueva abren en la norte del Fitz Roy

La cordada belga se bajó de la Patagonia chilena hasta El Chaltén para continuar su periplo aperturista con un nuevo itinerario de impresión en la cara norte del Fitz Roy. La nueva vía Hanssens-Villanueva cuenta con 1.800 metros de recorrido y dificultades de hasta 7b+/c.

La capacidad aperturista de Stéphanne Hanssens y Sean Villanueva no se había agotado ni mucho menos con las dos nuevas rutas abiertas unos días atrás en el Cerro Catedral y Cerro Cota 2000 (Valle del Francés, P.N. Torres del Paine). Tras bajarse de aquellas montañas, el dúo belga emprendió el camino del Chaltén para continuar su periplo de aperturas que ha culminado con un nuevo itinerario de impresión en la cara norte del Fitz Roy.

La nueva Hanssens-Villanueva cuenta con 1.800 metros de recorrido y dificultades de hasta 7b+/c. Según cuenta Rolando Garibotti en su web Pataclimb.com, los escaladores belgas realizaron la actividad en un rápido ataque de 46 horas ida y vuelta, escalando siempre en libre y encadenando a vista todos los largos excepto uno.

Una línea larguísima

Hanssens y Villanueva iniciaron su larga escalada en la base del pilar noroeste del Fitz Roy a las siete de la mañana, ascendiendo dos escalones relativamente fáciles (de entre V y 6b+) para alcanzar el exigente pilar donde las dificultades llegarían aproximadamente hasta el 7b+/c. Ahí se concentran los 900 metros de terreno virgen de su nueva vía. En la cumbre del pilar, se desviaron hacia la izquierda para llegar a la repisa Gran Hotel, utilizada a menudo como vivac en las ascensiones al Fitz Roy.

En ese punto eran las diez de la noche, un buen momento para vivaquear, pero dadas las estrecheces del horario que llevaban al tener el vuelo de regreso programado dos días después por la tarde, decidieron continuar adelante. Desde Gran Hotel, siguieron ascendiendo por la vía El Flaco con Domingo alternándola en algunos puntos con la clásica Afanassieff de la arista noroeste. De este modo, consiguieron la cumbre a las dos de la tarde de su segundo día de escalada.

Descenso exprés

Sin apenas tiempo para saborear el éxito de la cima y de su nueva ruta, escalada completamente en libre y –salvo por un largo- a vista, emprendieron rápidamente el descenso por la Casarotto del pilar Goretta. Llegaron sin incidentes a la base de la montaña a las seis de la mañana, algo menos de 47 horas después de haber empezado a escalar.

Sólo allí se permitieron el lujo de dormir durante una hora, antes de realizar el largo trekking de regreso a El Chaltén, de donde su autobús hacia el aeropuerto partía a las seis de la tarde.

Fuente: http://desnivel.com